Una forma de trabajar de los jefes de obra que es interesante conocer

El mercado sea cual sea el trabajo en el que estés, siempre da lecciones, a los jefes de obra también.

Da igual lo bueno que seas, sino sabes transmitir tus conocimientos a todas las partes, desde el que pone la pasta, hasta el peón con menos experiencia de la obra.

¿Qué es lo que hace un buen jefe de obra?

Lo primero de todo, no decir ni una palabra, si, suena contradictorio que el que está al mando de la obra tenga que ser la persona más callada, después conectar la oreja con el cerebro y escuchar, escuchar, escuchar.

Para acabar plasmando de manera extraordinariamente eficiente los detalles constructivos, cambios, que agilicen los tajos de trabajo o corrijan desviaciones en el presupuesto.

Esto es la primera habilidad que tiene que adquirir un jefe de obra/asesor para llevar las obras a buen puerto.

Los jefes de obra/asesores no están obsesionados con reducir costes, aman la programación, aman la organización.

El jefe de obra inteligente, se obsesiona con la obra y busca en cada momento lo que la obra quiere HOY y necesitará EN EL FUTURO.

¿Tienes una obra hambrienta? para encargar la comida aquí.

Quiero alimentar mi obra

Alex