Sí, me gustan las obras y la pizza.

El que come pizza arriba soy yo, una de mis pasiones junto con las obras y el spining. Mi pasión por las obras empezó de adolescente, te lo contaré más adelante.

 

Últimamente está de moda que el sobre mí hable más de lo que puedo cambiar el mundo con súper poderes de emprendedor y arreglar tu vida y la de tus vecinos y también para pavonearme diciendo que he hecho 40 máster y 15 carreras.

Lo siento, pero no estoy aquí para tomarte el pelo, soy humano y tengo defectos, me he tirado la leche por encima y he metido la pata alguna vez, con la justicia todo en orden.

 Soy jefe de obra vocacional y asesor en construcción, me dedico a analizar proyectos, obras y reformas para detectar errores que no le cuesten un disgusto a tu cartera ni a tu salud.

No te voy a engañar, TODO NO VALE.

 

¿POR QUÉ TE CUENTO ÉSTO?

 

A los 12 años de edad, me acababan de regalar una bici de montaña, de aquellas de 18 velocidades y un cuadro verde. Para estrenarla, fui a la obra del chalet de mis padres con mi padre y el con su bici gris.

A mi padre siempre a pesar de no tener ni idea de construcción siempre le gustó estar al tanto de lo que se hacía en su chalet, que para eso era su chalet. 

Allí estaba el arquitecto y aparejador de la promoción de chalets como se llevaban con mi padre, seguro que por dentro lo llamaban «el pesado», porque día que podía día que iba a la obra.

Una vez con ellos, nos invitaron a pasar, y el arquitecto me puso su casco. Aquello para mí empezó a ser el paraíso, sacos de cemento, cascotes, escombro, Camela sonando en un transistor colgado de una punta.

Mientras ellos hablaban de la obra, de los cambios de mi madre de última hora, los interrumpí para decir: «papá, de mayor quiero ser como estos señores» refiriéndome al arquitecto y aparejador.

Un albañil de gran brazo dejó de hacer rozas para entre risas decir: «no te ha salido tonto el muchacho»

Todos se rieron y mi padre me dijo un: «si hijo sí» con ese tono que en realidad su pensamiento era, y mañana bombero, pasado policía y al otro astronauta, también quise ser cajero, porque me llamaba mucho la atención el pitidito al pasar el artículo pero es otra historia.

Los días pasaron y en un viaje a Venecia fantaseé con reflotarla, tuve una idea que era drenar todos los canales y hacerlos impermeabilizados.

Al volver de este viaje me hice con una copia pirata de autocad 2000. Sí, lo usé pirata y tardé 2 años en aprender que poniendo el comando L dibujaba líneas y que si quería dibujar una línea, no me hacía falta restar coordenadas sino con poner la distancia era suficiente, no existía youtube por entonces.

 

PARA ACABAR

 

Dicen los entendidos en marketing, que esta sección es para hablar de los problemas que soluciono y conectemos.

Ok.

Debo contarte en esta sección, que un buen estudio de un proyecto  y su posterior planificación, un análisis como Dios manda (indistintamente si crees o no en la existencia de Dios, sabes lo que significa esa frase), cambia la cara de cualquier obra indistintamente de su tamaño.

 En los tiempos que corren, al parecer ser honesto es malísimo y es más valiente sostener errores con mentiras en lugar de aportar y buscar soluciones. 

Quiero ser honesto contigo, no te voy a decir que soy el mejor, de hecho si te soy sincero, nunca te lo diré porque me gusta ser profesional y que mi trabajo sea el que hable por mí.

La protagonista, es tu obra y tu reforma, los demás somos actores secundarios.

 Me gusta la vida y vivir muchos años.

Si te gusta vivir sin la precariedad del sector de la construcción y la honestidad, este blog tiene una newsletter lo llaman los modernos a la que deberías suscribirte, no te cobro nada por ello.

A través de esos mails, me comunico con mis suscriptores diariamente para contar cosas, si no te gusta lo que escribo, puedes darte de baja, no hay penalización.  

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.