Obras de supermercado u obras de chiringuito de playa.

Esta vivencia es tanto para la gente de interior como la gente de costa.

Llegan las vacaciones tan deseadas si eres asalariado y vas a cobrar doble y las vacaciones vía crucis de los autónomos porque se la pasan rezando por no perder clientes a la vuelta.

Ambos casos coinciden que las vacaciones son para descansar y bien si eliges comerte esa paella con conejo y verduras de la costa valenciana, como si quieres disfrutar de un chorizo a la sidra en las playas de Gijón o esos espetos en Málaga lo que te voy a decir sobre obras, te interesa o al menos eso pienso.

Si haces memoria, la gente suele ir de vacaciones una media de 10 días el que puede, ya se que unos se irán 5 días, otros 20 y otros llevan todo el año de vacaciones, pero este no es el caso.

Los chiringuitos y supermercados tienen muchas cosas en común con las obras.

Un chiringuito sabe que cada día va a tener nuevos clientes, clientes no fijos, porque vienen a disfrutar de la playa y el chiringuito está ahí y es tal vez lo más cercano entre el hotel y las ganas de comer, no les interesa el chiringuito, les interesa la playa o zona turística.

Un supermercado es un negocio completamente distinto, si vas a comprar con frecuencia a uno, te darás cuenta que la gente, nosotros los humanos, somos seres de costumbres y hábitos.

La gente va al supermercado porque está cerca, porque les gusta la calidad de ese producto, porque resuelven sus necesidades con productos

Uno te da clientes de paso y el otro clientes fieles.

Por qué te cuento esto

Hace unos meses escuché que el sector de la construcción era un sector donde era imposible tener clientes fijos.

Es cierto que no todos los días reformas el cuarto de baño, pero piensa que tu ciudad tiene x miles de habitantes y en algún momento la gente bien por moda o por necesidad va a acometer una reforma o construirse una casa en otro sitio.

Llegado ese momento se abren dos caminos uno es que esa obra sea una más en tus estadísticas y otro que esa obra se convierta en un cliente.

No cliente en el sentido de reformarle todos los días el cuarto de baño, ojalá fuera así, yo lo firmaba y me trasladaba a vivir a Cascais.

Pero como eso es difícil que pase, hay que buscar que cada cliente diga cuando le pregunten:

voy a reformar el baño y la cocina: ¿me recomiendas una empresa/profesional?

-siiiii, a mi me hicieron la reforma xxxxxx puntuales, limpios, calidad y cumplieron con los plazos.

Es cierto que este camino cuesta más de conseguir, pero los factores que influyen en tu negocio son 100 x 100 tuyos, tu calidad, tu potencial, tu trabajo, mientras que si montas un chiringuito, dependes de la estación, de si es moda o no y de terceras personas.

Si te gustan las obras un clic aquí si crees que puedo ayudarte:

Suscribirme a lista

Pd.: Me he quedado sorprendido esta mañana al ver una sandía de 12 kg en el supermercado.