Diagrama Gantt

Por qué los Diagramas Gantt no me acaban de seducir en una obra.

Mi primer Gantt fue estudiando programación y control de obras, me gustó, lo disfruté y aprendí mucho.

Llevo tiempo visitando obras y ese amor a primera vista por lo fácil que suena un GANTT está desapareciendo en mí.

 

GANTT Y EL JEFE DE OBRA.

Las obras tienen plazos largos de ejecución ajustados con calzador, muchos trabajadores simultáneos, dependen del clima.

Te dejo una lista con mis 4 motivos por los que no me llena un Diagrama Gantt.

1.- Las cartas Gantt son poco precisas.

Los diagramas Gantt o también conocidos como Cartas Gantt, en mi humilde opinión, funcionan en proyectos con pocas sub-actividades.

Una Carta Gantt en una obra sólo refleja las actividades principales, cimentación, estructura, albañilería,… actividades demasiado amplias y que ocupan mucha duración en la obra.

Descomponiendo la actividad de albañilería, por elegir una, podemos encontrarnos que nuestra obra, tiene 15 tipos de tabiques, y en la carta Gantt queden reflejados como ALBAÑILERÍA DÍA DE COMIENZO Y DÍA DE FIN.

En esta actividad puedo elegir que tabiques son los que más prisa necesito construir y con cuales puedo adaptar el tiempo de ejecución para no pisar a los siguientes gremios.

2.- Un diagrama Gantt NO es visible ni manejable en obra.

Las obras tienen muchas actividades, muchos recursos, plasmarlo en papel lo convierte en un plano más de la obra, hacer barritas diarias lleva aparejado o reducción de celdas o ampliar en papel, necesitas estar muy cerca para programar.

Como jefe de obra hay que llevar cuaderno encima con anotaciones y la programación del día, plano/s que necesitemos en ese momento de la ejecución y cámara o móvil para las fotos necesarias.

Bajar a la caseta para comprobar si la programación se está cumpliendo, anotar las correcciones en la Carta Gantt es un tiempo valioso que no se recupera.

3.- Se construyen con ordenadores y no con profesionales.

No quiero decir que los que manejan los programas sean malos profesionales, todo lo contrario, pero mi concepto de obra es el de un gran barco, si todos reman en la misma dirección, llegará bien a puerto.

Una obra tiene que ser programada con el consenso de TODAS LAS PARTES.

Un profesional sabe hacer su trabajo mejor que un ordenador, sus tiempos deberían primar a los de un software.

4.- Pronto se queda obsoleto.

Las obras cambian muchas veces a lo largo del día, una cimentación de zapatas aisladas de un día para otro se transforma en una losa porque el suelo así lo necesita, una época de nevadas y fuertes fríos hace que hormigonar la estructura se retrase, un fin de semana de tormentas nos obliga a drenar el agua de nuestra cimentación.