Lección de antiproductividad en una obra.

Hoy estaba desayunando en una terraza con un amigo.

Soy de esos aventureros que desayunan leche y mojan lo que tengan que llevarse a la boca en la leche.

Da igual sean rosquillas, barquillos, magdalenas, todo lo acabo mojando.

Hoy no iba ser un día diferente, tenía una magdalena y un tazón con leche.

Mi acompañante al ver mis habilidades al sacar la magdalena rebosando leche por todos sus poros me dice:

Se te va a caer.

Para nada se me va a caer, yo controlo.

Y como siempre me pasa, se me cayó.

Tuve suerte que no llegó a pasar las salpicaduras del plato y mi ropa quedó a salvo.

Si, puedes llamarme torpe y aventurero, lo reconozco y acepto.

Esta vez me demoré un poco más de la cuenta en desayunar porque enfrente tenían una obra.

Esta obra no creo que acabe muy bien y te voy a contar el por qué.

No conozco a las personas que estaban discutiendo sobre donde colocar las ventanas que acababan de descargar.

Tampoco voy a entrar a debatir si hacían bien en discutir allí, ese no es el tema.

El tema es… ¿qué hacían allí las ventanas si aún estaban en la estructura?.

La zona de acopios de una obra, es una zona para poner los materiales que vas usando o están previstos usar en un espacio corto de tiempo.

Me resulta curioso que se aceptara o simplemente se planteara la idea de descargar las ventanas si a juzgar por la conversación acalorada que tenían no se van a colocar hasta dentro un mes.

En una obra, tiene que haber los imprescindible a corto plazo y lo justo que no impida el ritmo de la obra.

¿Quién tiene la culpa?

El que está al mando de la obra y la planificación, el distribuidor es parte interesada en librarse de elementos de su almacén, no sería el primero que veo que porque le ocupaban espacio en su almacén y lo hizo en 2 findes quiere quitárselas de encima

Las carga en el camión y adelante a la obra las lleva sin permiso.

No, es la palabra que hay que decir en estos casos y aunque el distribuidor se vuelva con ello cargado, hay que respetar las fechas de entrega.

Pd.: En una obra todo tiene que tener sentido y orden y no un caos.