El «secreto» de las obras de construcción y reformas del hogar

Te tengo que presentar a «El Santi», me dijo un amigo.

«El Santi», por lo que me cuenta mi amigo, es ese amigo que todos tenemos que siempre que sale dice que liga pero nunca nadie lo ve, hasta que hace un añito les presentó a su novia.

Imagina la cara de la chica cuando le preguntaron si llevaba botón de encendido y apagado, pensaron que la había comprado por internet, porque nunca le conocieron pareja, ese día le pidieron que se dieran un beso para saber que era real.

Otra de las características que me advirtió de «El Santi» es que no te prepara el terreno para soltar noticias ni tampoco se informa ni busca asesoría, se le mete en la cabeza y lo hace.

Los primeros 5 minutos después del saludo son su terreno de atacar, que no bebiera por si las moscas.

Esta vez no fue menos y después de las presentaciones soltó:

-Me he comprado una casa y estoy hasta los huevos, llevan 5 meses y no han acabado de reformarla.

Como la mayoría de mortales, cuando se compran un piso ya con una cierta edad, donde él vive la mayoría han visto nacer tres generaciones, llevan a cabo reformas del hogar u obras de construcción para adecuarlos a las nuevas exigencias del siglo XXI.

La reforma del hogar de Santiago es una reforma integral.

Me preguntó si 5 meses y lo que le queda, son muchos o pocos para una reforma de un piso de 2 habitaciones, un baño, cocina y comedor.

Pues si, son bastantes.

¿Qué motivó que se retrasara la reforma del hogar de «El Santi»?

«El Santi» pecó de exceso de optimismo cuando se puso a buscar quien le hacía la obra.

En lugar de hablar con aquellas empresas de tamaño acorde a su obra, habló con las empresas grandes de la ciudad las cuales por miedo a perder un cliente si le dicen «no estamos interesados» tomaron la decisión de subir el presupuesto para que indirectamente el cliente los rechazara por caros.

Con «El Santi» pasó lo que pasa en muchas ocasiones, que la empresa constructora dado su volumen de negocio prioriza el personal de un sitio a otro y claro, no es lo mismo alicatar 1 baño que alicatar los baños de un edificio público.

En palabras de «El Santi» que no es entendido en obras, le parecía raro que enyesaran la pared sin haber quitado las ventanas antes o que hubieran empezado a pintar con el escombro en la habitación de al lado, había días que iban una tarde, otros no iban. En fin.

La lección que me enseña «El Santi» dado su enfado y las pestes que dice sobre esa constructora, que es mejor decir un NO a tiempo antes que abarcar más de lo que se puede gestionar.

Pd.: Mañana te hablaré de la entrevista que me hicieron hace unos días.