El jefe de obra y sus manos.

Ayer mi padre después de muchos años de batallas, decidió que el césped de su jardín necesitaba cambiar la distribución del riego.

Llevaba años para convencer a mi padre que los difusores 5 cm hundidos por debajo del terreno no es ni lo mejor para ellos ni lo mejor para el césped.

Salamanca como buena ciudad castellana, se caracteriza por veranos calientes.

El césped no puede estar 4 días esperando a ser regado porque haga calor para abrir una zanja y cambiar los difusores.

El cavar una zanja a 37 grados, sin árboles que den sombra, ideas de mi madre, debería ser un requisito imprescindible para trabajar como jefe de obra, por encima de 10 años de experiencia.

¿Por qué un jefe de obra tiene que mancharse?

A modo de opinión personal, si tienes el culo pelado de conocer oficios, tienes el respeto ganado como jefe de obra.

Hablarás en el mismo idioma que los profesionales, porque sabes perfectamente los tiempos de hacer esos trabajos.

Sabes como jefe de obra, que si has tardado 2 minutos en colocar un porcelánico rectificado, no podrás exigir tiempo inferior a 1.40 minutos, por éso de los trucos del profesional.

El profesional listillo, no te las jugará en obra porque sabes de que va el asunto.

Otra ventaja y esta a los que ponen la pasta les encantará es que cuando caiga la obra en tus manos conocerás los tajos y los errores y podrás ajustar la obra antes de que empiecen a aparecer problemas, porque sabes de que va.

Pd: En las escuelas técnicas deberían enseñar a coger un pico, enamorarían con el trabajo.