El jefe de obra pardillo de los 50 cm

Este fin de semana he estado hablando con Luis.

Luis es un amigo que tiene una pequeña empresa de tarimas y que como Moises, liberó a sus trabajadpres de sólo trabajar en Salamanca y los tiene por varias ciudades

Ayer mientras cenábamos me contó una anécdota que los gurúss del marketing titularian

SI NO QUIERES PERDER DINERO EN UNA OBRA, SIGUE LEYENDO

Antonio es amigo de Luis y tiene un problema de tamaño.

Antonio es jefe de obra para una constructora que se mueve por España.

Están haciendo la rehabilitación de una obra en el sur de España en la cual solo queda en pie las 3 fachadas.

Hasta aquÍ todo correcto.

La empresa presupuestó los planos que le hbía pasado el arquitecto en los planos.

Esos planos traían una sorpresa, el edificio con una fachada de 25 m de largo y 7 plantas era 50 cm más ancho en los planos que en la realidad.

Este error grave pasó desapercibido durante el derribo, nadie lo observó durante la estructura y fue cuando empezaron a replantear los tabiques de las habitaciones cuando algo no iba bien y aquí decidieron sacar el metro y medir.

La empresa y Antonio, estaban muy contentos porque en esa obra iban a tener unos beneficios importantes. 

Pero en este momento se dieron cuenta que no iban a ganar tanto dinero como esperaban porque según replanteos esos 50 cm ocasionaba que algunas bajantes estuvieran en mitad de las habitaciones.

Como opinión personal no creo que el responsable del fallo sea quien dibujó los planos como así echan la culpa.

Todos somos humanos y los errores se cometen, si has dibujado un plano alguna vez te darás cuenta que no es un trabajo que haces en 24 horas y es fácil cometer un error del tipo donde tenías que dibujar 1.05 dibujaste 1.5

Creo que cuando tienes una responsabilidad de 3 millones de euros como es el PEM de esta obra es mucho dinero para ir de “fiao”.

Cuando hay que presupuestar la mejor inversión es el plano de cotas que te han pasado y un metro para in situ tomar tus anotaciones.

Algún empresario que lea esto se llevara las manos a la cabeza porque tiene a un trabajador viajando para hacer bien el trabajo que pudo hacer otro porque si los planos estàn bien ha tirado el dinero.

Veo erróneo este pensamiento, como dice el refrán 4 ojos ven más que 2.

Otro día te hablaré de la viga de 3000€ de madera que le hizo mucha gracia al propietario pagar.

Pd: el ahorro en una obra empieza desde la fase de proyecto.