Cuando se juega a polis y cacos con el presupuesto de una obra

Ayer se acabó mi semana en el Algarve portugués, te lo recomiendo si quieres hacer una visita entre turismo de monumentos y relax de playa.

Si no conoces el Palacio Da Pena de Sintra, te resumiré un poco lo que allí se cuece.

La mañana empieza a las 8 de la mañana porque tienes que pelearte con portugueses que por razones desconocidas no saben apenas Español y si Alemán para que te expliquen donde coger el autobús 441 que te lleva a Sintra desde Colares (3.8€).

Después de llegar a la parada, te das cuenta Alex que tienes que volver a primaria para distinguir que Portela Sintra no es lo mismo que Sintra y dejar de dar vueltas de un lado para otro buscando el autobús 434.

Cuando lo descubrí, después de entenderme con señas y sacando la app de autobuses de Sintra al controlador de la ORA de allí para preguntarle donde coger el maldito BUS 434, me di cuenta que lo que corría aquí peligro era mi cabeza si hacía dar una vuelta más a la compañía sin encontrar el bus.

Tras 10 minutos de puntualidad británica que fue lo que me dijo que tardaría en ir el controlador de la ORA, allí estaba el bus 434 que nos subiría al Castillo Da Pena, una cola de 15 minutos, eran las 10 de la mañana, todos en fila y la billetera con una tablet iba uno por uno para sacar el ticket 6.8€ subida y bajada.

20 minutos después estábamos en las taquillas de nuevo y el tarifario era 14€ visitar interior del palacio y jardines 8€ sin visita exterior, descuentos en función de la edad y si comprabas por internet un 5% menos, ah y 3€ de subida y bajada de un transfers de 600m.

Cogimos el transfer y la entrada completa, lo que nos llevó a una cola de 45 minutos que pasaron entre fotos a un monumento, comentarios de las chanclas de un inglés, el español preguntando a Maribel si había perdido a los niños y otro español riéndose de la gente que estaba esperando cola para verlo por dentro mientras el ya había acabado de verlo por fuera y otros temas que no vienen al caso.

Lo que si que viene al caso y que se debería aplicar a las obras y no se aplica, más concretamente a los profesionales es lo siguiente, sus precios y condiciones allí están escritos en una pared donde las taquillas, si quieres entrar a verlo tienes que pagar ese precio y en esas condiciones, no pagar a 90 días, no decirle que vas a pagar sólo 4€ porque 14€ se te sale de presupuesto.

Aunque había un policía a la puerta armado, no te iba a apuntar con el arma si no querías entrar, ni a suplicarte que lo hicieras, de hecho la gente estaba para ayudar y el que no quería entrar seguía la vida del monumento, otra vez será.

Si quieres que hablemos de tus obras, pincha en el enlace, si prefieres no hacerlo, no pasa nada, yo seguiré por aquí escribiendo, aquí

Aunque es más lento, el tranvía mola, por cierto, lo llaman tren eléctrico allí.

Pd.: No, la gente que sale en la foto no iba conmigo, pero si pagaron los 14 € y no les dolió el bolsillo.