10 RASGOS DEL JEFE DE OBRA EN CONSTRUCTORA

Las constructoras como cualquier empresa, se crean para ganar dinero en primer lugar, no son ongs, ni hermanitas de los pobres que dan caridad en forma de trabajo.

A un jefe de obra le pagan el dinero, para que construya correctamente y haga la obra rentable, es fácil entender, construir bien, hace obras rentables, obras rentables, beneficio para el jefe, jefe contento con nosotros, jefe que quiere seguir trabajando con nosotros.

En el mundo de las obras estamos acostumbrados a vivir en el caos, subcontratas que dejan para el final los remates, mil modificaciones por falta de planificación, presupuestos inviables por querer ser el más barato llegando incluso a comerse metros, o como alguna vez ha pasado, licencias de obras sin tener calculada la estructura.

Ahora te voy a contar 10 características que deberían tener los jefes de obra que quieran trabajar en una constructora.

1- TRABAJAR LOS COMPARATIVOS

Si algo está cambiando en la construcción es que cada vez hay más empresas que están pidiendo tener los comparativos de la obra antes de comenzar la misma.

Esto por un lado tiene la ventaja que al jefe de obra lo descarga durante la obra de trabajo de oficina que puede dedicar a centrarse en tareas de ejecución, obviamente tiene el punto negativo que antes de comenzar la obra, tendrá más carga de trabajo.

2- MEDICIONES DETALLADAS Y ESTUDIADAS

Junto con los planos, es la parte más importante de la obra, tenerlas bien estudiadas, es clave si queremos llevar la obra controlada económicamente.

Hay que tener presente 2 detalles cuando afrontamos una obra:

  • La medición real.
  • La medición definida.

En el segundo caso, la medición definida varía en función de los criterios de cada subcontrata o de cada trabajo, hay empresas que sus presupuestos los dan a cinta corrida sin descontar huecos, otros si los descuentan, otros por ejemplo en pladur las mochetas aunque sean de 20 cm las facturan como de 1 m.

Aunque en nuestro proyecto sean de 20 20 cm ellos lo harán de 1m 1m, no tener reflejados estos 80 cm de exceso supondrán dinero en la medición y en los presupuestos.

3- SER UN ESTRATEGA

Si una cosa está clara, es que en las obras, tiene que primar una correcta planificación.

A muchos jefes de producción o dueños de constructoras les encanta ver paredes llenas con Gantt, porque para ellos ver la programación de la obra en la pared de la caseta, indica que se va a cumplir mejor, nada en contra.

Pero pienso que se trabaja mejor con una planificación basada en objetivos semanales, ver una planificación de barras donde por ejemplo la estructura puede ocupar 6 meses, es mucho tiempo que puede distraer a las subcontratas y decir el temido:»bueno, quedan aún 5 meses vamos bien»

Mejor esconder las cartas y aunque la fecha de conclusión sea dentro 6 meses, consiguiendo objetivos semanales realistas ayudará a mejorar la producción de la obra.

4- TENER LAS REUNIONES PREPARADAS

Si hay una cosa que me parece de vital importancia en una obra y en cualquier empresa, es acudir a las reuniones con la lección aprendida y las soluciones si hubiera que proponerlas estudiadas.

El tener reuniones breves, enfocadas en los temas a tratar, con la documentación necesaria estudiada, ayuda a que nuestra reputación mejore, no daremos la impresión que tenemos la obra descontrolada y por lo tanto, ellos, los jefes, estarán más tranquilos sabiendo que la obra está en las manos correctas.

5- CONOCIMIENTO DEL PROYECTO

Este punto es la diferencia entre ahorrarse un montón de quebraderos de cabeza y tener la obra controlada.

Los proyectos raro es el que no presenta fallos en su redacción, la gente que los redacta es humana y despistes tenemos todos.

Lo importante para evitar que los errores no afecten a la obra, es tener el proyecto estudiado y entendido.

6- RESULTADO FINAL

Como jefe de obra, tienes la responsabilidad de que la obra se acabe en plazo, sea rentable y en unas condiciones de calidad.

Si la mezcla de estas tres da un resultado satisfactorio, el cliente final, que es quien pone el dinero, estará contento y hablará bien de nosotros.

Aquí desde mi opinión, aunque el cliente final sea el promotor, que es el que pone la pasta, siempre podemos aprovechar nuestros conocimientos y el buen trabajo, para que las empresas que trabajan en la obra, nos tengan en cuenta en futuras obras.

Este punto anterior parece una obviedad, pero a veces a la gente se le olvida, que somos profesionales, y nos tenemos que vender todos los días.

7- FACTURACIÓN

Este apartado tal vez sea el que más quebraderos de cabeza da a todas las partes, el departamento de ventas o como lo llame cada empresa, quiere saber cuanto se va a gastar ese mes.

Por otro lado las empresas subcontratas, quieren saber cuando van a cobrar por los trabajos hechos.

Este punto está muy ligado a la calidad de las mediciones.

Unas mediciones bien estudiadas, hacen que las certificaciones se resuelvan en menor tiempo y por lo tanto la gente pueda recibir antes el ingreso por sus trabajos.

8- ESCUCHA ACTIVA

En un viaje que hice al extranjero, me llamó mucho la atención la forma de trabajar de varias empresas constructoras.

Daban todo el protagonismo a la subcontrata del gremio y era ella la que aportaba los detalles que consideraba oportuno para la ejecución del trabajo que le habían solicitado.

En España tristemente tenemos el mal que si alguien es inferior en cuanto a jerarquía tendemos a no escucharlo proque nunca un no titulado va a enseñar o dar lecciones a un titulado.

El tener conversaciones con las subcontratas enfocadas en afinar las soluciones constructivas que plantean, ayuda a entender mejor la obra, no nacemos enseñados, ni tenemos todo el conocimiento del mundo, viene bien hablar con quien sabe.

9- DAR UN PASO AL FRENTE

La vida no es un camino de rosas y muchas veces hay que tomar el difícil camino de actuar en contra de lo que queremos, no me estoy refiriendo a vender tus valores y principios, sino a aquellas situaciones como despidos, o ser el mensajero de las malas noticias.

Saber lidiar con estas situaciones que la gente tiende a evitar, te verá como un activo muy valioso para la compañía.

10- LA ACTITUD DEL JEFE DE OBRA ACTUAL

A nadie le gusta dar malas noticias ni recibir ordenes, hasta aquí todo en orden.

Al profesional del siglo XXI, se le pide que sea bueno en lo que hace y sobre todo que sepa hacer buenos a otros o al menos no se noten sus defectos.

Vivimos en un mundo cambiante cada segundo, dicen que el algoritmo de google cambia 3 veces al día y que las obras en un día han cambiado 20 veces.

Se busca a personas que no digan lo intentaré, sino, VOY A HACERLO.