Obras con sentido común

 

Mi propuesta es sencilla

 

Como jefe de obra mando consejos por email diarios a personas como tú, cliente, que quiere que su reforma no sea una tortura, y también a ti, contratista para que tus obras no se desvíen del presupuesto.

Soy Alejandro Hernández el de la foto alicatando, un día mi abuelo albañil me dijo «para ser buen jefe de obra antes hay que saber hacer cemento» y así empezó todo. Pienso que hay más profesionales buenos que malos.

A esos, quiero enseñarles como mejorando sus presupuestos se consiguen menos desviaciones y a ti cliente que quiere hacer una reforma, asesorarte en ella 

Si esto te interesa, genial, sigue leyendo, si no te interesa no pasa nada.

Por cierto, si quieres suscribirte aquí.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.

Una cosa, esto que te voy a decir ahora sobre correos que recibo para trabajar en algunos proyectos podría ser mentira, pero no lo es.

El caso es que recibo correos para agradecerme por haber trabajado conmigo, otros para pedirme consejos, como el de Rosa, por cierto en mi blog está, y otros como Luis, un constructor que su objetivo principal era obras, obras, obras y más obras y consideraba una pérdida de tiempo hacer 3ds que explicaban a cada contrata lo que tenía que ejecutar con lujo de detalles.

Mi teoría de ¿por qué pasa esto? es:

Las obras, normalmente son viajes a lo desconocido, se viven día a día, con la idea que por ser baratos el cliente va a contratarte antes y con el miedo a las penalizaciones soplando en la nuca

Entonces, ¿qué hacer?

Si tienes una empresa en el sector de la construcción o bien vas a contactar con ellas, tienes que hacer algo que se hacía en tiempos de los egipcios cuando no existían ni grúas, ni camiones. PENSAR primero LUEGO MEDIR, volver a PENSAR, volver a MEDIR y por ÚLTIMO PRESUPUESTAR PARA EJECUTAR.

No quiero que interpretes esto como como una fórmula, ES UN CONCEPTO que tienes que interiorizar.

En las obras se pierde dinero por no pensar.

¿Crees que es rentable para una empresa volver a hacer 2 veces lo que pudo hacer bien a la primera? yo pienso que por mucho que esté el presupuesto inflado NO.

 

 

Los buenos jefes de obra lo son, porque son buenos transmitiendo lo de un papel a los trabajadores. Son buenos porque llevan la obra adelantada y ya tienen la solución al problema que puede presentarse en el futuro. 

Antes de ponerse a ejecutar, son buenos analizando el proyecto y saben que el futuro de un proyecto y de tu cartera no está en reducir las tejas o en meter papel para ahorrar ladrillos, está en un buen replanteo.

Saben decir NO, si esa palabra que se tiene miedo a decir sobre todo al que pone el dinero o manda, cuando la obra lo necesita porque saben que si la obra va bien, el constructor gana dinero, los trabajadores no están presionados con plazos y el cliente acaba contento y fíjate, hasta puede recomendarte para el futuro.

En fin, demasiado «duro» para aquellas personas con valores de arco iris, ya me entiendes.

Por cierto y para acabar…

 

¿ACEPTARÍAS CONSEJOS DE OBRA UNA ADOLESCENTE SIN CASCO?

Te lo pregunto porque cuando alguien está suscrito a mi lista le regalo un miniebook, cuando se suscriben que incluye:

– La pregunta que me hizo una adolescente y que aplico desde entonces a todas mis obras.

– Es una pregunta muy simple. Una pregunta que cuando la descubras quizá vayas corriendo a releer tus proyectos y presupuestos a ver si está todo en orden.

– Verás ejemplos que he vivido en estos años.

– Y lo más importante… En 5 minutos de lectura, podrás aumentar tus ingresos gracias a un nuevo enfoque de tus presupuestos y proyectos. Si implementas lo que te voy a contar, claro.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.